domingo, 3 de febrero de 2013

PARA QUÉ...

                                             imagen de Wikipedia





Para qué sacar la miel de las colmenas,
para qué sacar toda su cera,
para qué robar el afán de las abejas...
hay tanta hiel en esta tierra
que todas las cosechas nada se notarían;
hay tanta oscuridad conformando leyes
y dando cuerpo a miles de doctrinas
que la cera apenas daría para alumbrar una quimera.

Y es que aún queda chocolate para el loro
y toda la sopa boba necesaria,
y toda la luz "kilowatiada" que se precisa
para dar continuidad a la comodidad "artilugiada".

Y aún sobran unos céntimos para mandar, cual viaje del INSERSO,
a Babia a millones de cerebros en viaje de recreo,
y no faltan expertos y entendidos en música de viento
venidos ex profeso de Hamelín para guiarnos a la tierra prometida.

Y aún quedan risas enlatadas y aplausos dirigidos
para hacernos divertida nuestra estancia en las tinieblas,
y en el baúl de los recuerdos aún queda sitio para guardar
muchas conciencias y algunas apariencias.

Y aún todos los Pulgarcitos podrán volver a casa
siguiendo el rastro de sus escasas migajas,
ya no hay gorriones y a los cuervos les gusta la pitanza
que cae de la mesa de los grandes señores que les crían.

Y aún los testaferros podrán pasar bajo el arco de la Ley
sin miedo a que les atrapen los imanes,
y los hombres de paja tienen asegurada una buena abrigada
en su tránsito diario a paraísos innombrables.

Y aún sobran hilos y cuerdas entre bastidores
para que nadie se salga del guión y pierda el ritmo de la danza,
aunque se permite al plebeyo combatir con una ristra de lágrimas
y con grandes dosis de fe alimentar esperanzas.

¡Para qué robar el afán de las abejas...!

(impersonem)

PD: Sea espontáneo o creado
       este mundo es una mierda
       no por ser esa su esencia
       sino porque el ser humano,
       discriminando a la ética,
       defecó con insistencia
       sin poner ningún cuidado.   





13 comentarios:

  1. Estaba escribiendo un comentario y se me borró, voy a comer unos ricos tamales (con una cerveza fría) y luego regreso, dicen que "barriga llena, musa inspirada" jaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. He vuelto! Ahora hay una estrofa nueva, diríamos que se sublevó la musa.
    Pienso que no hay miel que endulce este presente conflictivo y venido a menos Impersonem. Estamos envueltos en una contaminación que crece con los tiempos. Hay días en que “me impongo” la esperanza como una meta, me la repito tratando de creérmela y luego de tres pasos me derrumbo ante la realidad. No hay caso, mientras respiramos!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vivian, espero que los tamales te hayan reconfortado las fuerzas...

      Es una post data que se me vino a la cabeza y que creo que viene a cuento...

      No hay suficiente miel no Vivian... demasiada hiel para tan poca miel... a no ser que esclavicemos a las abejas que como vean negocio los grandes ávaros pues también las esclavizarán... no para endulzar a la humanidad sino para endulzar sus ya dulces vidas...

      Estamos en un mundo y en una realidad, la actual, que creo que nunca se ha dado, casi todo es mentira y el resto del casi es sospechoso de serlo... bueno... que la vida que nos ha tocado vivir es como es y no tiene mucha explicación...

      Me gustaría escribir sobre alegrías pero mi animus jocandi está perdido...

      Gracias por venir.

      Besos.

      Eliminar
  3. Nos estamos cargando este mundo tan maravilloso que nos han regalado. Nosotros solitos. No hay una especie más letal que la nuestra. Depredadores y caníbales a partes iguales. No tenemos desperdicio, vamos....

    Un beso, Impers.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está cargado desde hace tiempo, y sí, nosotros solitos, los humanitos, esos animales bípedos, implumes, que comen pan. Es cierto que no hay una especie más letal que la nuestra, y que en verdad somos eso que dices: depredadores y caníbales. "Homo homini lupus"

      Gracias por venir.

      Besos.

      Eliminar
  4. Lo dices muy bien...sin embargo, a los que aun nos quedan algunos resquicios por donde se fltren la autopìa y los sueños -aunqe sean goaajiros- , queremos aferrarnos a lo que parece imposible...casi siempre. Al cambio en la mentalidad del homrbe de este milenio para que honre las esperanzas de los que aun creen y esperan...aunque no lo veamos...

    abrazoa...¡y benvenido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adelfa, es difícil caminar hacia la utopía en los tiempos que nos marcan, porque no corren ellos libremente, nos los marcan con mano férrea... nos esclavizan... nos engañan... se ríen de nosotros y de nuestros derechos... y se saben impunes e inmunes...

      No sé si veremos ese "país" llamado utopía... o pereceremos en las fauces de los depredadores de mundos... tú eres una gran luchadora por los derechos de los más necesitados, y te aprecio mucho por ello y por tu inteligencia y saber estar, desearía que vieras ese mundo por el que siempre has luchado y por el que sigues luchando... te lo mereces.

      Gracias por venir.

      Besos

      Eliminar
  5. Llegué hasta acá a través de una amiga en común, tu entrada me pareció dura, pero muy real. Cada vez da más vergüenza decir que se es humano.
    En fin... me anoto como seguidor, lo que no implica una reciprocidad.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  6. No sé si el poema es duro o blando, creo que refleja el ambiente en donde esta sociedad se mueve; y en ese ambiente unos pocos están fenomenalmente bien y el resto, muchos, atrozmente mal.

    Sí, los humanitos lo estamos fatidiando todo.

    Gracias por venir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Los seres humanos llegamos a ser, incluso, más animales que ellos, destruímos bosques, nos cargamos la naturaleza, a los animales, a los de nuestra misma especie, somos peor que los depredadores, y nos hacemos daño, con mentiras, engaños, llegamos a caer en la más ruin de las miserias humanas y yo me pregunto ¿qué herencia vamos a dejar a nuestros hijos o nietos? sin futuro, sin oxígeno, sin naturaleza, a veces, siento asco por la herencia que les vamos a dejar.

    Gracias, Impersonem, por seguir escribiendo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué les vamos a dejar, ni siquiera sé, aunque suene duro, si nosotros y ellos vamos a sobrevivir a esta barbarie económica montada ex profeso para diezmar a la población del planeta... ellos son poderosos y a l@s que se mueven se l@s cargan de mil maneras.

      La verdad María es que no tengo ganas de escribir, no sé por qué lo estoy haciendo, estoy pasando una tragedia y no sé no sé... qué voy a hacer.

      Besos.

      Eliminar
  8. Ya lo decía Santo Discepolo en su letra de Tango "Cambalache" en 1935.


    Que el mundo fue y será
    una porquería, ya lo sé.
    En el quinientos seis
    y en el dos mil, también.
    Que siempre ha habido chorros,
    maquiavelos y estafaos,
    contentos y amargaos,
    barones y dublés.
    Pero que el siglo veinte
    es un despliegue
    de maldá insolente,
    ya no hay quien lo niegue.
    Vivimos revolcaos en un merengue
    y en el mismo lodo
    todos manoseados.
    Hoy resulta que es lo mismo
    ser derecho que traidor,
    ignorante, sabio o chorro,
    generoso o estafador...
    ¡Todo es igual!
    ¡Nada es mejor!
    Lo mismo un burro
    que un gran profesor.
    No hay aplazaos ni escalafón,
    los ignorantes nos han igualao.
    Si uno vive en la impostura
    y otro roba en su ambición,
    da lo mismo que sea cura,
    colchonero, Rey de Bastos,
    caradura o polizón.
    ¡Qué falta de respeto,
    qué atropello a la razón!
    Cualquiera es un señor,
    cualquiera es un ladrón...
    Mezclao con Stravisky
    va Don Bosco y La Mignon,
    Don Chicho y Napoleón,
    Carnera y San Martín...
    Igual que en la vidriera
    irrespetuosa
    de los cambalaches
    se ha mezclao la vida,
    y herida por un sable sin remache
    ves llorar la Biblia
    junto a un calefón.
    Siglo veinte, cambalache
    problemático y febril...
    El que no llora no mama
    y el que no afana es un gil.
    ¡Dale, nomás...!
    ¡Dale, que va...!
    ¡Que allá en el Horno
    nos vamo’a encontrar...!
    No pienses más; sentate a un lao,
    que ha nadie importa si naciste honrao...
    Es lo mismo el que labura
    noche y día como un buey,
    que el que vive de los otros,
    que el que mata, que el que cura,
    o está fuera de la ley...


    Abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué razón tiene la letra de este tango... resume a la perfección lo que pasa en la vida...Gracias por traérmela, pues aumenta mis referencias y mi cultura...

      Aquí, en España, la picaresca es una pieza clave en los quehaceres cotidianos... hay quien, con una cara dura impresionante, la llamán habilidad...

      En fin Cecy, cada día es un reto de supervivencia y el mañana una incógnita difícil de despejar...

      Gracias por venir, por estar, y por dejarme tus valiosos comentarios.

      Besos.

      Eliminar