lunes, 29 de febrero de 2016

ME AÑADIERON UN NOMBRE



                                                                       Imagen de Wikipedia.


Nací sin un nombre concreto,
me pusieron de nombre ...
y yo atiendo a la voz que lo nombra
sin saber si es a mí a quien llaman.

¿Pero cuál es mi nombre?

Me llaman desde la voz de una garganta
para que escuche un nombre en mis oídos,
pero yo no sé si ese es el nombre
al que deben atender mis seis sentidos.

Yo no soy mi nombre
ni mi nombre dice quién soy yo,
no sé cómo me llamo en lo eterno
y pienso que el nombre de los seres
está dentro, tal vez muy cerca de los tuétanos.

Por entre el nombre
a veces se escapa la esencia del silencio.

Por entre el nombre
a veces se escuchan los ecos de los tiempos.

Por entre el nombre
cabalgan los que son sin saber cómo se llaman.

Impersonem.

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. No sé no sé... según y a quién... a veces es mejor callar...

      Abrazo

      Eliminar
  2. Gran poema lleno de puro sentimiento, me ha encantado cielo!! Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo una proyección de mis pensamientos...

      Abrazo

      Eliminar
  3. Joder me ha encantado este poema.
    Es muy bueno...

    A mí ya no me llaman.
    Ni nombre está languideciendo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toro.
      Tarde o temprano te llamarán...

      Abrazo.

      Eliminar
  4. A mí también me ha encantado este poema, Impersonem, un placer leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Una preciosidad de poema. El nombre ha dado tema a muchos/as poetas, a mi me emociona este que no sé si conoces:

    Ni tu nombre ni el mío son gran cosa,
    sólo unas cuantas letras, un dibujo
    si los vemos escritos, un sonido
    si alguien pronuncia juntas esas letras.
    Por eso no comprendo muy bien lo que me pasa,
    por qué tiemblo o me asombro,
    por qué sonrío o me impaciento,
    por qué hago tonterías o me pongo tan triste
    si me salen al paso las letras de tu nombre.
    Ni siquiera es preciso que te nombren a ti,
    siempre nombran la luz del mediodía,
    la fruta, el paraíso
    antes de la expulsión
    .

    AMALIA BAUTISTA Luz del mediodía

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.

      No conocía este poema... bueno, en él, la grafía y el sonido del nombre al que se refiere alcanza categoría de frutos paradisíacos y de cenit lumínico...

      El poema es bonito, me ha gustado...

      Abrazo.

      Eliminar