sábado, 2 de abril de 2016

A GOLPE DE TAMBOR.







"Nos hicieron muchas promesas, más de las que puedo recordar. Pero jamás cumplieron ninguna de ellas, excepto una: nos prometieron que nos quitarían nuestras tierras... y nos las quitaron"  (Nube Roja)


                                             Imagen de la red. Nube Roja (mejor Escarlata)

                         

                                              El tambor cuando se rompe no suena,
                                                         el hombre cuando revienta no calla.
                                                                       (Imper)

El viejo poeta escribió sus versos
en la piel ajada de un viejo tambor,
y en cada golpe resuena su voz…

Sus versos se hicieron poemas,
y éstos se hicieron canción,
sus rimas se hicieron leyenda,
su mensaje cabalgó en el viento
que desbocado todo lo llenó...

En sus manos había experiencia,
en su retina la imagen del tiempo,
su memoria guardaba recuerdos
que sabían de ciencia, conciencia y verdad…

Se acordaba del búfalo libre;
se acordaba del lobo que nunca atacó;
se acordaba de verdes praderas
que luego el caballo de hierro invadió…

Se acordaba de la pipa humeante
que mil veces como paz ofreció;
se acordaba de las mil traiciones
que el blanco imperial propició…

Se acordaba del tratado roto
y del hacha que desenterró
en defensa de su esencia y su honra,
se acordaba de que fue él quien perdió…

Se acordaba de la estrecha reserva
donde el imperio los recluyó,
se acordaba de sus flechas y plumas
con las que cazó, con las que rigió…

Se acordaba del viento en su cara;
se acordaba del agua tan clara
donde bañaba su cuerpo cada mañana
cuando el Sol calentaba sus días…

Se acordaba de todo y de nada,
resignado a su sino fatal,
- ¡qué voy a hacer!, - se decía,
- si el imperio impone su mal…

Estas tierras nunca fueron de nadie,
nunca hubo escrituras de tal,
pero el blanco las echó el ojo
y a nosotros nos echó su enojo…

Ahora hay dueños de esto y de aquello,
se apropiaron de lo que era de todos,
y los campos que estaban abiertos
por sus cercas fueron cerrados…

No hay caballos que libres galopen
por las anchas praderas de entonces,
ni hay búfalos que coman su hierba,
solo hombres que esquilman su esencia…

Desde entonces se acabó la vida
que libre campaba a sus anchas,
empezando una supervivencia
donde gana el que tiene más armas…

Y así estamos en estos días,
entre guerras y garras que arrancan el alma,
cada día la muerte arrebata vidas
cuando el hombre contra el hombre dispara…

Desarraigo y destierro a raudales,
y Europa ya alquiló una reserva
para quienes huyendo de la guerra salvaje
sin pan ni equipaje le piden amparo y clemencia…

El imperio se extiende y derrota
la esperanza de todo el que espera,
y con leyes cargadas de trampas
arrebata al pobre el pan de la cena…

Es la Ley del más fuerte, del que tiene la tela,
la que rige el destino del hombre y del hambre,
la que impone la bestia de siete cabezas,
es la Ley que rige la vida en la Tierra.

- ¡Ha sonado el tambor!
y a su dictado he escrito sin tregua…

Todo esto lo fui yo escribiendo
calentándome al amor de una hoguera
una noche estrellada cualquiera,
el silencio palpitaba en mi corazón
y los ecos que en la noche se escuchan
me devolvieron, golpe a golpe, la voz del viejo poeta


Impersonem.



16 comentarios:

  1. sobre las batallas perdidas, se hace la historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sobre las ganadas se edifica a veces la injusticia...

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Has captado de maravilla la esencia de este pueblo entre tus letras, su lucha por sobrevivir... la de ellos y la de todos los pueblos que son arrasados por la codicia del hombre ..

    Porque es verdad que si hay un pueblo que haya basado su existencia en la permanente unión con la naturaleza son los pieles rojas.. su simbiosis fue casi perfecta hasta que llegamos los rostros pálidos a romper el mágico equilibrio que existía entre ellos y su entorno vital.. praderas, búfalos, caballos, águilas, lobos... todo son símbolos de su filosofía de vida ... palabras que han retumbado con la misma fuerza que tu corazón dentro de ti para escribirlas envueltas en belleza.

    Muchos besos y mil gracias!

    Feliz finde INMPERSOMEM!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he intentado, aunque yo escribo según me lo dicta el viento, por eso lo que yo grafío no es totalmente mío... no sé de dónde viene y lo dejo libre para que vaya donde quiera...

      Sí, comulgaban con la naturaleza como nadie... pero la codicia de otros les arrebató su paz y su libertad... la Historia está llena de ejemplos codiciosos...

      Su filosofía de vida era precisamente esa: la comunión simbiótica con la naturaleza...

      Gracias a ti... Abrazo.

      Eliminar
  3. Poemazo!!!
    No te has dejado nada.
    Y lo has dicho de forma hermosa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toro.

      No es mérito mío, es del viento... yo sólo conecto con esas ondan que hay por ahí y lo traduzco a palabras con mejor o peor fortuna...

      Abrazo.

      Eliminar
  4. y así, concluso y total: nada queda libre.
    Ni los caballos.
    Ni un mal relincho en soledad!

    ¡perfecto, Impersonem!


    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.

      Nada queda libre, excepto el pensamiento de los que se atreven a pensar libremente y a actuar conforme a su idiosincrasia... ello no está exento de riesgos, pero ¿qué paso de los que damos no es arriesgado? Entonces, mejor darlos para ser nosotros mismos...

      Abrazo.

      Eliminar
  5. Precioso , y real.
    Ese sentimiento en medio del viento.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amapola.

      El viento silba y el tiempo pasa... en nosotros está el actuar...

      Abrazo.

      Eliminar
  6. Ya te había escrito antes, pero veo que no se ha publicado. Te decía que me ha encantado y emocionado tu grande y bello poema, un tema que me llega muy hondo. Tanto, que me he tomado el atrevimiento de escribir y regalarte otro, sobre el mismo tema.

    con cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé por qué no se publicaría... fallo del sistema supongo.

      Gracias Soco, me alegra que mi humilde poema (ni siquiera es mío, como ya he dicho, me los dicta el viento, y yo copio con mi letra de párvulo lo que creo entender) te haya emocionado... compartimos inquietudes y observamos las cosas desde las mismas perspectivas según leo en tus poemas y comentarios...

      Tu atrevimiento y dedicatoria es un halago para mí... tu poema es una maravilla... en él se refleja primero la alegría de la libertad y después la tristeza de perderla... un contraste que contrapone dos realidades dignas de análisis... en sus porqués, paraqués y cómos...

      Te agradezco tu dedicatoria, tus palabras y tu compromiso social con los "más débiles" (aunque hay que ser muy fuertes para aguantar, como aguantan, tan magnas injusticias)...

      Sabes que admiro tus versos, pues siempre plasman imágenes que mueven sentimientos...

      Abrazo.

      Eliminar
  7. Hay que seguir cantando así para denunciar lo que se hizo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para denunciar lo que se hizo y para denunciar lo que se está haciendo... y para unir a todos los miembros de la tribu y a todas las tribus en una pacífica lucha por la justicia y por la libertad, donde la naturaleza humana se dignifique en el respeto y la equidad...

      Abrazo.

      Eliminar
  8. Una de las grandes ignominias que ha llevado a cabo el poder en contra de un pueblo. Has captado muy bien la idiosincrasia del pueblo indio en tu poema. Muy hermosos los versos que recogen la desaparición de su libertad:

    No hay caballos que libres galopen
    por las anchas praderas de entonces,
    ni hay búfalos que coman su hierba,
    solo hombres que esquilman su esencia…


    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy grande U-topia, muy grande... les quitaron todo; les arrinconaron; y después, su filmografía, les injurió y calumnió haciéndoles los malos de la película...

      Solo he escrito lo que el viento me ha dictado, o los golpes de ese tambor imaginario y los ecos de lo que transmitió al ser golpeado...

      Gracias, humildes versos de un humilde captador de ondas inspiradoras...

      Fuerte abrazo pues.

      Eliminar