miércoles, 28 de septiembre de 2016

APRECIACIONES ERRÓNEAS...


                                             Cuadro de Jan Steen en el que concurren los
                                             sentidos.
                                             Imagen de Wikipedia.

                                        "Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría,
                                          es hora de hacer una pausa y reflexionar" (Mark Twain)
                        
Me dieron por muerto
y estaba soñando...
Me dieron por tuerto
y estaba guiñando...
Me dieron por ciego
y estaba pensando...
Me dieron por mudo
y estaba escuchando...
Me dieron por sordo
y estaba yo hablando...
Me dieron la espalda
y yo seguí andando...

Yo vivo en gerundio
en el amplio espacio
de mi minifundio
y allá cada cual
con sus entretelas...

Me gusta la pana
más que otras telas...
me pica la lana,
me enfría la seda,
y he visto
el color de la sangre
que corre
por todas mis venas...

Yo vivo en gerundio
en mi minifundio
y a todo el que quiere
darme por...
le digo con encanto
y sin disimulo:

¡No me quieras tanto!

Impersonem.

jueves, 22 de septiembre de 2016

OTOÑO


                                                         Otoño de Giuseppe Arcimbolo

                                                                                            imagen obtenida en Wikipedia

Llega el otoño 
y se me cae el ánimo,  
hojarasca de este débil árbol   
que tiembla con el viento, 
humus sobre las nostalgias   
que anidan dentro de mi alma...


Llega el otoño    
y se me cae el ánimo   
y con él todos mis credos,   
y hurgo en mi memoria   
abstraído en los recuerdos, 
y hurgo con mis torpes dedos 
en todas las heridas   
que aún no ha cerrado el tiempo, 
y no encuentro motivos ni respuestas   
que expliquen lo que siento,   
aunque tal vez mi razón,   
y su instinto de conservación, 
nieguen ausencias y temores 
que, clavados en el corazón,   
podrían alimentar mil huracanes... 
 
Llega el otoño 
y se me cae el ánimo, 
y viéndolo en el suelo,   
derrotado y quieto, 
cualquiera diría que está muerto... 
 
Llega el otoño
y se me cae el ánimo   
porque el verde de los prados   
es ya un recuerdo
que huele a humus eterno... 
 
Pero vendrán más primaveras 
a rescatarme de este duelo, 
porque hay gotas de lluvia 
pendiendo de las nubes   
que, en un picado vuelo, 
(¡bendita gravedad!)   
llegarán al suelo   
a dar vida y consuelo   
a todo lo sembrado.


Impersonem

PD.: reedito poema, sentires y padeceres.