viernes, 31 de mayo de 2019

CONCLUSIONES.











Imagen en Wiquipedia
Sopor de Mauricio García Vega.



Me mataron los sueños
con puñales de hielo,
el calor de los días
se alejó de mi suelo.

Hoy muero por dentro
y por fuera me agrieto;
otras veces me hincho
como globo con viento.

Id haciéndome el nicho
donde quepan mis huesos,
que para una buena despedida
me queda un poco de vino y mil besos.

Impersonem.

6 comentarios:

  1. Buena reserva llevas para despedirse

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Ya... resulta difícil resistir el día a día viendo derrotados todos los sueños en un despertar al desengaño ...

      Me alegra tu vuelta...

      Abrazo

      Eliminar
  3. No se me ocurre mejor despedida que una a base de besos y vino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco... además, aunque nos pasemos con el vino no se nos va a notar mucho, total, en circunstancias normales, vamos a poder dormirla largamente...

      Abrazo

      Eliminar