jueves, 15 de mayo de 2014

LA FÁBULA DE LA ESCALERA. (Animus iocandi, entre lo real y lo imaginario)






                                                    Imagen de Wikipedia







       (Al hilo de la fábula de Tomás de Iriarte)


Hoy me he echado yo temprano
pues quería descansar
pero un innombrable borrico
no ha parado de tocar...
maldita casualidad
que le ha hecho un virtuoso
de esa extraña habilidad...
pues hace sonar la flauta
solo con estornudar,
no es que toque sinfonías
hace ruido nada más,
pero se crece y se crece
y no para de soplar,
con tal música de viento
me tuve que levantar
y el cabreo que he cogido
ha sido monumental...
lo he querido yo escribir
por quererme yo acordar,
puede ser que un día de estos
el que sople sea yo,
cada año es muy largo
y la venganza me tienta,
pero el borrico innombrable
acostumbra a se quejar
cuando otros tocan música
o tienen a bien cantar,
y es que se cree tan rico
que todo es su propiedad,
y quiere imponer sus reglas
siempre sobre los demás...
los horarios son los suyos
en esta comunidad...
de sus músicas y ruidos
nos tenemos que aguantar
pero él de los otros
nada quiere soportar...

Ay que injusticia tan grande
todo por casualidad,
pues aquí vine a parar
sin saber quién habitaba,
tiempo ha que sospechaba
que esto podía pasar,
lo empecé yo a intuir
cuando le oí rebuznar...

Si alguien llega a molestarse,
por así yo fabular,
que pruebe a echarse temprano
en este humilde portal
cualquier día de algún año
para poder descansar
y que al innombrable borrico
le dé por estornudar
y la puñetera flauta
suene por casualidad
y viniéndose arriba
toque y toque sin parar
pensando que la su música
nadie la puede igualar...
tal vez así me comprenda
y me pueda perdonar.

Impersonem.


23 comentarios:

  1. Si de imaginación se trate, pareces payar entre gauchos y guitarras, algo bien típico de nuestro país... (así lo he leído)

    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy he aprendido una cosa nueva Cecy con tu comentario... no tenía ni idea de que era eso de payar ni de la existencia de los payadores... pero ya me he empapado de ello y me ha gustado...

      Yo no sé tocar la guitarra y cnato peor que un grajo, e improviso así así... pero me tomo como un halago el que me compares con esos maestros de la improvisación y de la canción...

      Siempre me ha llamado mucho la atención la vida de los Gauchos... no sé si será porque a mi me gustan mucho los caballos...

      Besos.

      Eliminar
  2. ...Todo es ponerse en el lugar del otro, no dudo que tiene que ser molesto que toque la flauta por casualidad y más cuando se esta descansando y es que hay cada rebuzno...

    muy bueno, jajaja, muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Soledad, encantado de verte por aquí de nuevo.

      Bueno, se me ocurrió esta decripción un tanto jocosa del asunto que menciono... esta historia tiene un poquito de cierto y otro de imaginación, aunque yo también doy guerra muchas veces...

      Besos.

      Eliminar
  3. Rebosante de hermosa ironía con una filosofía que está llena de verdad.
    ¡Muy buena y feliz!
    Un abrazo.
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias andré, se me ocurrió esta ironía para reflejar la situación a la que me refiero... salió así y así la escribí...

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. A que dan ganas de estrangular al borrico?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a mi me dan ganas de llevarlo a pastar lejos... pero cada cual tiene su parcela y hay que hacer de tripas corazón; además, si los que nos conocemos no nos aguantamos ¡quién nos va a aguantar! jejeje

      Saludos.

      Eliminar
  5. Anda que no he visto yo burros tocando...
    Qué divertida versión de la fábula. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro. Lo bueno de la música asnal es que abarca muchos géneros...

      Eso intentaba, que fuera divertida.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Bueno, salió así, la realidad me ayudó un poquito.

      Besos.

      Eliminar
  7. Muy buena tu fábula jocosa, y la moraleja que trasmite.

    Abrazo de sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Soco, fue una especie de chorreo mental que me dio por escribir en base a una referencia cierta...

      Besos.

      Eliminar
  8. Pues me he divertido con sus letras, borricos a amontonadas hay, así que si podemos espantarlos,tendremos tranquilidad.
    Gracias
    Un abrazo
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que se haya divertido leyendo esta humilde ocurrencia, he de confesar que yo no me considero menos borrico que ellos y que tengo que aplicarme un poquito en aprender...

      Estos borricos son difíciles de espantar, son muy atrevidos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. que placer leer a veces cosas que hace miles de años que no leia
    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que la lectura de este humilde texto sea para ti un placer.

      Besos.

      Eliminar
  10. ¡GENIAL!, amigo. Si Esopo levantara la cabeza, se quitaría el sombrero ante ti. Estoy convencida. Es buenísima, te lo digo de corazón.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ami@mí@, me halagan tus palabras, yo sólo escribo por intuición, así que unas veces sale una cosa y otras vete tú a saber qué...
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  11. Me voy a poner al día que últimamente ando desganada por el mundo bloguer y apenas comento.

    Me ha encantado la fábula del borrico, si es que los hay que se creen dueños de todo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Espero que tu ánimo se venga arriba y que todo te vaya bien, en cada mañana vive la esperanza de que todo ira a mejor, por eso tenemos que poner todo el interés en dar el siguiente paso...

    Gracias por leer y comentar, tus aportaciones son muy valiosas para mí.

    La verdad es que para escribirla hubo una persona que me inspiró bastante...

    Besos.

    ResponderEliminar