martes, 20 de julio de 2021

POR LA ESPALDA

 










Se aproxima la traición

en silencio, por la espalda;

un puñal lleva en la boca

y en la cintura una espada.

 

Su corazón es de piedra

y su alma de hojalata;

su mano está ensangrentada

y es como garra de fiera.

 

Piensa con nocturnidad

y actúa con alevosía;

si te muestra cortesía

es pa’ poderte alcanzar.

 

Amante de la oscuridad,

detesta la luz del día;

para ella la claridad

es su peor enemiga.

 

Virtuosa del disfraz,

es difícil detectarla;

para poder evitarla,

es preciso ser sagaz.

 

Tantas veces me ha alcanzado,

por tonto y por confiado,

que tengo la espalda abierta

y el corazón traspasado.

 

Aun así, sigue latiendo

y yo aún sigo andando…

y mientras, voy aprendiendo

cómo actúa el ser humano.

 

Impersonem.

24 comentarios:

  1. Hwrmoso poema a la luna.
    Me gusta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A la Luna? Bueno... no sé que decir...

      Abrazo

      Eliminar
    2. Te ruego disculparme. Nada tiene que ver la luna con la traición. Hice un comentario inaudito, entendí otra cosa y tratar de explicarlo, enredaría en vez de aclarar. Lo único propicio y preciso es decirte ¡Perdón!
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
    3. No te preocupes, Sara, a mí también me ha pasado alguna vez... no tiene importancia.

      Gracias por venir y por comentar; y no hay nada que perdonar...

      Abrazo inmenso.

      Eliminar
  2. Qué impresionantes letras! Poderosas de verdad, como lo es la traición, que nos cala tan hondo, y que tanto cuesta sanar, si es que la sanamos totalmente alguna vez.

    Excelentes versos, un abrazo.

    Paty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paty. Sí, la traición cala hondo, por lo que el daño que produce es profundo y difícil de sanar, como muy bien dices.

      Gracias por tu comentario. Abrazo

      Eliminar
  3. Sentir en carne propia el poder de la traición es un horror.


    Te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Malquerida, un horror que a veces le deja a uno desconcertado y, sobre todo, muy dolorido...

      Pero es lo que hay, y cuando nos alcanza hay que gestionarlo de la mejor manera.

      Abrazo

      Eliminar
  4. Me has despertado recuerdos dormidos que duelen.
    Por cosas como las que has escrito me escapé volando hacia el aislamiento protector.
    Y ahí sigo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya!, Toro, hubiera preferido no despertar esos recuerdos y evitarte el dolor. ¡Lo siento!

      Yo sigo siendo muy confiado... no sé si por bueno o por tonto... pero soy así, aunque voy tomando más cautelas...

      Tenemos que seguir cada cual como mejor creamos en función de lo que hayamos aprendido de nuestras experiencias...

      Abrazo

      Eliminar

  5. "Vituosa del disfraz
    es difícil alcanzarla.
    Para poder evitarla,
    es preciso ser sagaz"...

    Me quedo con esta hermosa redondilla. Ojalá, pueda cumplirse. Abrazo, Imper.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soco, yo creo que soy más tonto que sagaz, pero bueno, voy aprendiendo un poquito a base de recibir "bofetadas" de todas partes...

      Creo que aún puedo aguantar algunas más, aunque intentaré evitarlas...

      Abrazo

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. El día a día nos enseña lo que dan de sí 24 horas, y en ellas, a veces, se infiltra la traición para apuñalar confianzas... Este mundo es así de cainita... y en cada traición subyace una lección...

      Abrazo

      Eliminar
  7. El mejor castigo al traidor es seguir adelante. Que no lo disfrute.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo yo también, Pedro, seguir adelante y, algunas veces, o muchas, ignorando al traidor...

      Abrazo

      Eliminar
  8. ¿se aprende por completo alguna vez?
    A mi no dejan de sorprenderme (y no siempre para bien)
    Un abrazo y hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no, Laura, sacamos lecciones, pero quienes tienen la condición de confiados en su ADN tienen muchas papeletas de sufrir nuevas traiciones...

      Abrazo

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. El silencio es un buen compañero de lectura. Gracias.

      Abrazo

      Eliminar
  10. El ser humano tiene cosas buenas, y tal vez malas también.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En términos generales sí, Amapola, pero en términos particulares hay algunos seres humanos con habilidades "extraordinarias" para hacer el mal y para hacer daño... Y a mí la traición me hace mucho daño, más si es de alguien que no la espero...

      Abrazo

      Eliminar
  11. Quizás me falle mi memoria, pero no recuerdo traiciones de tal envergadura...Lo digo con la boca pequeña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro mucho, Luis Antonio, de que te hayas librado de tan dolorosa experiencia... Yo llevo unas cuantas encima y convivo con ellas como puedo...

      Abrazo

      Eliminar